CC.OO. INSISTE EN LA VÍA JUDICIAL EN SU INTENTO DE COARTAR LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LOS AFILIADOS A SIAM

El sindicato CC.OO. ha visto frustrado en el juzgado de lo social número 11 de Málaga el intento de coartar los derechos fundamentales de los afiliados del Sindicato de Apoyo Mutuo (SiAM). De manera colateral, han fracasado en su intento por conseguir en la vía judicial lo que no obtuvieron en las últimas elecciones sindicales, ni fueron capaces de conseguir negociando con otras fuerzas sindicales en el proceso que se abrió tras unos resultados electorales que obligaban a cerrar pactos para elegir la Presidencia del Comité. En su momento compartimos con la plantilla un escueto comunicado en el que mostrábamos nuestra alegría por el fallo judicial, sin hacer sangre.

Esperábamos que la sentencia del mencionado tribunal sirviera para que cesaran en sus ataques desaforados contra SiAM, pero nos equivocamos.
Cabía la posibilidad -así lo establecía la sentencia- de presentar un recurso de suplicación ante la sala de lo Social en Málaga del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla. Antes de abrir esta vía, el magistrado sugiere “la más que recomendable lectura sosegada y complementaria de los arts. 194, 195, 229 y 230 de la LRJS (Ley Reguladora de la Jurisdicción Social)”.

Una recomendación –la de la lectura sosegada y complementaria- que nos gustaría hacer extensiva desde SiAM a otras leyes y decretos (la ley 11/1985 de Libertad Sindical, y el real decreto 1844/1994 que establece el reglamento de elecciones a órganos de representación de trabajadores en la empresa). Con eso se podrían evitar la lectura de las disposiciones de distintas administraciones (desde la Consejería de Empleo, a la Agencia Tributaria, incluida la Consejería de Educación y la Universidad de Málaga) que reconocen que SiAM es el mismo sindicato que se presentó a las últimas elecciones de la UMA con otra denominación, ya que el procedimiento de desfederación de la CGT fue totalmente ajustado a derecho -y por eso mantenemos el mismo CIF ante la administración tributaria-. De hecho, nos resulta muy difícil de creer que CC.OO. con tantos delegados y asesores legales, y tantos años de práctica sindical, no conozcan al dedillo la ley 11/1985 y el Real Decreto 1844/1994.

A pesar de todas las recomendaciones y de las evidencias, la sección de CC.OO. en la UMA ha decidido continuar la linde judicial, a modo de atajo para ocultar sus malos resultados electorales y su falta de habilidad para la negociación. Sólo la mala la fe puede explicar este nuevo intento de poner palos en las ruedas en la actuación de nuestro sindicato que, a pesar de la escasez de recursos personales con la que contamos y con el esfuerzo añadido de tener que alcanzar acuerdos con otras tres centrales sindicales para avanzar, hemos sido capaces de llegar a acuerdos con los delegados sindicales de CSIF, SITUMA y UGT, trabajando de manera constructiva para desbloquear la negociación con la Universidad. Gracias al esfuerzo de todos -excepto de CC.OO.-, hemos logrado retomar los procesos de promoción y ofertas públicas de plazas, y recuperar parte de las condiciones de trabajo que se paralizaron y/o se perdieron durante los últimos años en los que CC.OO. controló el Comité de Empresa con mayorías absolutas, en unos casos, y con nuestro apoyo, cuando todavía éramos de CGT, durante el último mandato.

Los modos y maneras de CC.OO. durante esos años en los que mantuvo la presidencia del Comité con nuestro apoyo pesaron, y mucho, a la hora de establecer acuerdos con otros sindicatos para poner en marcha y añadir transparencia a los procesos de negociación con la UMA.

Creemos sinceramente que, a pesar de las continuas trabas y zancadillas que ha utilizado CC.OO. en estos años, hemos logrado los objetivos de forma razonable. No todo lo que nos hubiera gustado conseguir, pero, sin ánimo de ser exhaustivos, si nos gustaría recordar que en este tiempo hemos conseguido: una nueva RPT, que ha llevado aparejada procesos de promoción y oferta pública; una nueva instrucción interna, en la que se han recuperado parte de los derechos que se habían perdido en la etapa de mayorías absolutas de CC.OO. sin que se oyera la menor queja por su parte; se ha establecido la elección de los tribunales de las plazas por sorteo, para añadir trasparencia a los procesos de selección y evitar sospechas de clientelismo.
Podríamos haber hecho más y mejor, sobre todo si los representantes de CC.OO. hubieran dedicado sus esfuerzos a luchar por mejorar las condiciones de trabajo de las personas que les votaron en las últimas elecciones, en lugar de poner trabas a todas las negociaciones, y de dedicar tiempo y recursos a tratar de ganar en los tribunales lo que perdieron en las urnas.

Por nuestra parte, sólo nos queda agradecer a los compañeros de CSIF, SITUMA y UGT por haber confiado en nosotros y por haber leído de manera sosegada y complementaria, las explicaciones que hemos ido dando puntualmente a todos los sindicatos, en las que hemos incluido las distintas resoluciones acerca de nuestro sindicato: de la Consejería de Empleo, primero; de la Agencia Tributaria, más tarde; de la Consejería de Educación, más adelante y de la Universidad de Málaga desde un primer momento. En este sentido, cabe recordar que la sección de CC.OO. en la Junta de Personal Docente no Universitario ya había reconocido la legalidad del tránsito que emprendimos desde CGT a SiAM antes de que se celebrara el juicio del que ahora tenemos la sentencia y que ha sido recurrida. Es posible que, simplemente una charla con sus compañeros de la enseñanza pública no universitaria hubiera sido suficiente para aclarar las dudas que pudieran mantener los integrantes de la sección sindical de CC.OO. en la UMA…, claro que para eso era necesario que hubieran querido aclarar las dudas en lugar de optar por la estrategia de los palos en las ruedas, aunque sobre esas ruedas se apoyara la mejora de las condiciones de trabajo en la Universidad de Málaga.

Si CC.OO. hubiera ganado la acción jurídica, habría puesto en riesgo todas las convocatorias de promoción y de oferta pública de empleo, ya que en su denuncia solicitaba la anulación de todos los acuerdos que hubieran sido suscritos por SEM-SiAM, incluido el Porhuma, plan que se negó a firmar y que, hoy por hoy, da cobertura a todas las convocatorias de promoción y oferta pública. Quizás no estaría mal que parte del tiempo que emplean en recursos jurídicos para limitar derechos fundamentales de compañeros (tal como aparece en la Sentencia, Apartado 3 del SEGUNDO Fundamento de derecho), lo empleara en explicar a la plantilla los motivos que les llevaron a no sumarse a un acuerdo que permitía poner en marcha el proceso de promoción y mejora de la plantilla, paralizado durante la etapa en que tenían mayorías absolutas.

Si CC.OO. hubiera ganado la acción jurídica, habría puesto en riesgo todas las convocatorias de promoción y de oferta pública de empleo, ya que en su denuncia solicitaba la anulación de todos los acuerdos que hubieran sido suscritos por SEM-SiAM, incluido el Porhuma, plan que se negó a firmar y que, hoy por hoy, da cobertura a todas las convocatorias de promoción y oferta pública. No nos explicamos la insistencia de la sección sindical de CC.OO. de poner en riesgo las mejoras logradas por la plantilla, a título general, y por muchas personas concretas que se han beneficiado legítimamente de los procesos de promoción y convocatorias de plazas que se han podido poner en marcha en estos años. En SiAM nos encontramos razonablemente tranquilos porque entendemos que hemos actuado siempre conforme a la legalidad, pero nos intranquiliza la insistencia mostrada por CC.OO. de recorrer la senda judicial hasta sus confines y más allá a ver si logran dar con un juzgado que comparta los síntomas de esa ceguera que nubla su vista.

Un saludo a todos

 

Sección Sindical SiAM UMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *